20
Jun
2017

Visible Evidence XXIV, congreso internacional sobre cine y audiovisual documental, se reunirá en su 24° aniversario en la Ciudad de Buenos Aires, Argentina, del 2 al 6 de agosto de 2017. VE 2017 está organizado por la Asociación Argentina de Estudios sobre Cine y Audiovisual (AsAECA), el Laboratorio Audiovisual de Investigación y Experimentación  (LAIE) de la Maestría en Periodismo Documental de la Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF) y la revista Cine Documental .

VE 2017 coincide con el centésimo aniversario de la Revolución Rusa y a su vez con los cincuenta años del asesinato del Che Guevara en Bolivia. Estos dos acontecimientos trascendentales obligan a contemplar nuevamente la relación entre el cine documental y los movimientos revolucionarios. En la década de los sesenta, Argentina y otros países de América Latina se encontraban en el centro de un debate transnacional sobre el papel del cine como herramienta para el cambio social dentro de un movimiento regional llamado “Nuevo Cine Latinoamericano”.

En la década siguiente, muchos realizadores fueron desaparecidos o asesinados y muchos otros se vieron obligados a exiliarse. Desde el extranjero, o clandestinamente en sus propios países, los directores pensaron con profundidad sobre la dimensión ética, moral, estética y política de sus prácticas, en particular sobre el modo de representar a los individuos como agentes políticos.

La tradición de cine documental latinoamericano siguió de cerca estas revueltas populares, incorporando gradualmente a muchos movimientos sociales y políticos. Por lo tanto, mientras que las nociones de Tercer cine o Cine político pueden parecer menos prominentes en los últimos años, resulta productivo pensar acerca de los elementos de aquella tradición que permanecen en el cine contemporáneo de América Latina y, de una manera más amplia, en el denominado “Global South”.

A comienzos del nuevo milenio se observa un debate fructífero y combativo acerca de la eficacia de la documentación en el marco de la historiografía de los derechos humanos, de los derechos indígenas, de las comunidades marginadas y de los genocidios. También se incrementó el interés por el cine documental en las últimas dos décadas en la Argentina y en otros países de América Latina. Los gobiernos progresistas de todo el continente han aumentado el financiamiento para las películas de no-ficción, fortaleciendo los debates actuales en los círculos académicos sobre el papel del Estado como promotor de las artes.

En línea con los congresos anteriores, Visible Evidence XXIV abordará la historia, la teoría y la práctica del cine, televisión, video, medios digitales, fotografía y performance documentales.