06
Dic
2016

Vía eltiempo.com

Niños de Magangué (Bolívar), reunidos en el Centro de Convivencia Ciudadana; campesinos de Guateque (Boyacá), en la biblioteca municipal Manuel María Franco; estudiantes de Guatapé (Antioquia), en el cineforo de la biblioteca Jorge Alberto Restrepo. Todos ellos tienen en común haber utilizado el cine como herramienta educativa.

Y como ellos, los habitantes de diez poblaciones del país tendrán también la posibilidad de usar la herramienta Cinescuela, que desarrolla el potencial del cine en el ámbito pedagógico.

La idea, diseñada por Héctor Ulloque y Manuel Ruiz, cuenta con el aval de Proimágenes Colombia y la Universidad Nacional. Y surgió de un sueño que concibieron sus creadores en París, donde ambos estudiaban y, en sus ratos libres, jugaban fútbol (de hecho, la empresa que constituyeron se llama Medio de contención, la posición en la que ambos jugaban).

“El cine en este momento tiene éxito en Colombia, le va muy bien, pero aquí tiene dificultades para conseguir el público. Eso pasa por un tema de valoración de lo que es el cine”, explica Ulloque, quien presenta así uno de los objetivos de Cinescuela: que la gente aprenda a ver películas, no solo desde el punto de vista del entretenimiento, sino como un medio ideal para conocer otras realidades.

Ulloque, ingeniero químico, y Ruiz, historiador, presentaron su proyecto al Fondo de Desarrollo Cinematográfico y ganaron uno de los estímulos, el de circulación y distribución de documentales. Con esos fondos y sus propios recursos, desde febrero se ha venido desarrollando un programa piloto en las tres poblaciones mencionadas y en otras siete: Cogua (Cundinamarca), Puerto Parra (Santander), La Virginia (Risaralda), Gualmatán (Nariño), San Bernardo del Viento (Córdoba), Trujillo (Valle) y Fuente de Oro (Meta).

Además, han llevado a 50 escuelas del país su plataforma: un sitio web (www.cinescuela.org) en el que se pueden ver legalmente 12 documentales colombianos, que no solo enseñan a ver otro cine, sino que complementan la formación básica de los alumnos.

“La herramienta presenta tres líneas de exploración. La primera, que se llama Película, busca una aproximación al lenguaje audiovisual. La segunda, Contexto, aborda aspectos culturales y sociales. Y la última, Cultura y sociedad, apunta a otras áreas del conocimiento”, agrega Ulloque.

De esta manera, un documental como ‘Cesó la horrible noche’, de Ricardo Restrepo, no solo transmite otra narrativa cinematográfica, sino que enseña la dimensión del Bogotazo, el 9 de abril de 1948. O ‘Mu drua’, de Mileidy Orozco, que aporta una mirada a la comunidad embera y al problema del desplazamiento.

La visualización solo se puede hacer con una contraseña y un nombre de usuario, y no se descarga, sino que se transmite en línea, lo cual resuelve el tema de derechos de autor. Pero, además, la plataforma aporta un acompañamiento a la exhibición de la película, que solo podrá darse en un centro cultural, una escuela o una biblioteca pública.

La esencia de este mecanismo pedagógico será explicada mañana, en el centro Ático (Universidad Javeriana), de Bogotá, durante el lanzamiento de la plataforma, con dos presentaciones, a las 2 y 3:30 p. m.

Están invitados docentes, pedagogos y documentalistas, que deben escribir al correo electrónico cinescuela@mediodecontencion.com para separar el cupo. En esta dirección también se explican los mecanismos para apoyar esta iniciativa.